L  M  M  J  V  S  D
        01 02 03
04 05 06 07 08 09 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

HISTORIA

El nombre de "San Román", originario de "Romanus" o "Romano", es un santo oriental documentado su culto en los siglos X y XI. Se dice que la villa se llama así porque su iglesia estaba dedicada a aquél santo. Añadiendo que el pueblo se llamó "San Román del Monte".

Esta villa se destruyó por el fuego en 1860, y con ella el archivo municipal, pues era el único que existía, por lo que se carece de datos, si bien por rumores se cree que cuanto refiere a esta villa está en el Archivo General de Simancas. Es muy probable que esta zona fuera ocupada, en la reconquista, por gentes de Avila, incorporándola a esa diócesis y jurisdicción.

Se habla de los montes, que después se incluyen en el territorio de San Román, ya en el reinado de Alfonso VI. El rollo jurisdiccional que respalda el privilegio de villazgo, parece que sea de comienzos del siglo XVI. Así, pues, esta villa estuvo sujeta al señorío de la familia de los Dávila, después convertidos en marqueses de Velada y más tarde de Altamira.

Plaza Mayor de San Román de los Montes y su Ayuntamiento.

 

VISITAS DE INTERES

San Roman de los Montes cuenta con un rico patrimonio cultural. No se deben dejar de visitar, entre otros, los siguientes edificios y monumentos que nos acercan a la historia y tradiciones de nuestro pueblo:

Ayuntamiento: También en la plaza Mayor , data del siglo XV este edificio de piedra de buena traza esta rematado por un torreon de hierro que acoge un reloj.

Rollo Jurisdiccional: En la plaza se levanta esta hermosa columna de granito, simbolo de la capacidad de la villa para administrar justicia. Es renacentista, del siglo XVI. El fuste, liso y conformado por seis tambores de piedra, se levanta sobre una base de cinco gradas y esto rematado por cuatro salientes con cabezas de perro. Un copete conico con escamas labradas corona el conjunto. El escudo de armas de los Davila aparece labrado en el tambor superior de piedra que forma el fuste, mirando al norte.

Iglesia de San Roman Martir: Este templo de piedra y ladrillo fue construido en el siglo XVI y reformado posteriormente; posee planta rectangular y una unica capilla. En el exterior presenta un portico lateral sobre columnas de piedra y una espadaña moderna de tres vanos. Del interior destacan el artesonado de madera del techo, el altar mayor toda una joya en ceramica y los pequeños altares laterales.

Sarcofago Medieval: Este sarcofago se encontraba hace años en un pozo cercano a la iglesia, sirviendo de pilon que hace a las veces de abrevadero para el ganado. Recientemente restaurado, los arqueologos lo datan en el siglo XI y se encuentra en la actualidad ubicado en el interior del recinto de la Iglesia de San Roman

Casona del siglo XVIII, La fachada de mamposteria con remates de piedra en sus esquinas presenta un gran dintel central con escudo y sobre el un balcon con buena rejerta.

Ermita de la Virgen del Buen camino: Construida sobre los restos de una antigua ermita del siglo XI, se alza este pequeño templo enclavado en un parque desde el que se disfrutan de unas preciosas vistas del pueblo y, al fondo, la majestuosa Sierra de San Vicente.

Ermita de San Miguel: Pequeño templo situado en las afueras, cerca del camino a Marrupe, junto a la Fuente del Caño. Su construccion data del siglo XVI, pero fue mas tarde, sobre 1830 cuando la familia Galo Miguel y Maria Paz Morales, junto a sus descendientes la donaron al ayuntamiento de San Roman.

Pozo Blanco: Paraje situado a la entrada del pueblo en el que se ubica el pozo mas celebre de nuestro municipio. Nos evocaa un pasado muy reciente, ya que encontraremos un antiguo lavadero publico en el que se conservan pilas de piedra, y agujas que se utilizaban como potro de herrar, vestigio del pasado ganadero de nuestro municipio.

EL CAÑO: Se trata de una fuente-pilon del siglo XVIII con un fronton de sillares.

MOLINO DE PIEDRA: Junto al arroyo de las Tenebreras, al norte del casco urbano, se encuentra el mencionado molino harinero, de piedra pero ya derruido.